A pie cambiado. El Barça sabía que a Tito Vilanova le hacían unas pruebas médicas en septiembre que eran determinantes y el área deportiva ya había trazado, por si acaso, un plan de emergencia. Este pasaba por ejecutar lo que está haciendo en la actualidad. Pero con diferencias. En septiembre habría comenzado el curso y se estipulaba pagar la libertad de un técnico en una Liga extranjera (Villas-Boas, del Tottenham), toda vez que no querían enredar en la competición doméstica. Pero ahora, sin haber dado el pistoletazo de salida al curso, hay un resquicio legal. Por lo que Andoni Zubizarreta tiene que definir el futuro inmediato del Barça.

Candidatos para DT del Barcelona

Alejado Vilanova del banquillo por una urgencia médica, por la necesidad de someterse a un nuevo tratamiento para controlar su enfermedad, es ahora el director deportivo quien debe decidir el dueño del banquillo que subraye o reescriba la filosofía de juego tan arraigada en el Camp Nou. El área deportiva, en cualquier caso, solo valora a tres técnicos: Luis Enrique, Tata Martino y Villas-Boas. “Son opciones con nombre, a elegir”, señalan desde el club. Elección que también aclarará el futuro de Cesc, pretendido por el Manchester United, y la posibilidad de fichar a un central.

La opción de Luis Enrique coge forma; es la preferida del presidente Rosell. Sería el regreso de Lucho, quien ya entrenó al Barça B de 2008 a 2011, con el laurel del ascenso a Segunda y el éxito de que el equipo se atornilló a la categoría con comodidad y buen juego. Fichar a Luis Enrique, sin embargo, se presupone que costaría su cláusula de rescisión, 10 millones [sería mucho menos porque el club celeste no ejecutaría la opción, dadas la buenas relaciones entre ambos clubes], y un pequeño disgusto para el Celta, que aún no ha tramitado su ficha federativa. Contratiempo mayor porque de ir al Barça no contravendría al artículo 187 de la federación: “Un club y un entrenador, segundo entrenador, entrenador de porteros o preparador físico sea cuál fuere la causa, estos últimos no podían actuar en otro (equipo) en el transcurso de la misma temporada, con ninguna otra clase de licencia, ya sea en calidad de profesional o no”.