La vida de Andreas Brehme, el defensor que marcó el gol de penal a Argentina que le dio el título mundial a Alemania en 1990, vive una verdadera pesadilla luego de una carrera de 18 años llena de éxitos, lujos y el agradecimiento de todo un país. Brehme, de 53 años, no tiene un trabajo estable desde 2006, cuando fue asistente técnico en el Stuttgart, por lo que su economía terminó convirtiéndose en un caos. En diciembre deberá responder ante la justicia por un préstamo de 200 mil dólares que ha declarado no poder pagar. Su única salida ante tal embrollo sería la venta de su propia casa, hipotecada desde hace varios años en 400 mil dólares.

Andreas Brehme está en la ruina y limpiará inodoros para sobrevivir
Andreas Brehme está en la ruina y limpiará inodoros para sobrevivir

Franz Beckenbauer, técnico de Brehme en la selección alemana campeona en elMundial de Italia, ha solicitado ayuda para el exfutbolista, quien acabaría ejerciendo un duro oficio por su mala cabeza tras dejar el deporte. Oliver Straube, un exfutbolista alemán, le ha ofrecido a Brehme trabajar en su firma de limpieza para subsanar sus problemas financieros. Al parecer, el exdefensor delBayern Múnich e Inter de Milán no tendría mayor opción. «Nosotros estamos dispuestos a emplear a Andreas Brehme como ayudante en nuestra firma de limpieza de canalizaciones. Allí él se enterará lo que es trabajar de verdad haciendo el aseo de los sanitarios e inodoros. Eso le servirá para enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen. Eso sí es ayudar a Brehme», explicó.

Hoy toca hablar de otra leyenda viva del fútbol mundial. Pese a retirarse hace ya 11 años, los aficionados siguen recordando a uno de los mejores laterales zurdos que se ha visto en la historia del fútbol. Este genial futbolista destacó por su dominio del balón con ambas piernas y muchos llegaron a etiquetarle como uno de los jugadores más elegantes de la época. Brehme fue un lateral muy completo y su buen hacer le supuso multitud de éxitos. Brehme comenzó a dar sus primeras patadas en el Barmbeck Uhlenhorst, un equipo de su ciudad natal, Hamburgo. Tras cinco temporadas le llegó la oportunidad de recalar en las filas del Kaiserslautern, club que a la postre sería uno de los equipos de sus amores. Ficho por este conjunto en 1981 y con sólo 21 años Brehme comenzó a forjar su propia leyenda. En el Kaiserslautern disputó cinco temporadas… y a cual mejor.