Un vergonzoso hecho se presentó en un encuentro de fútbol sala en el Campeonato Acreano, en la localidad de Río Branco en Brasil. Monique, volante ’10’ del Montenegro, puso en ridículo con sus dribling y pases a sus rivales del equipo Venezia; en una llegada fue derribada por Leandra, quien no se contuvo y le propinó un brutal patada en el rostro.

Las compañeras de Monique reaccionaron y golpearon a Leandra, pero el árbitro intervino y logró que evitar que la situación se agrave. La futbolista violenta fue expulsada. La talentosa jugadora fue atendida por el cuerpo médico de su equipo y luego retornó para encarar a su agresora, pero fue detenida por el juez.

La violencia no discrimina categorías en el fútbol, tampoco en sus estilos. Esta vez, se expandió desde dentro del campo, en un duelo de futsal femenino que se disputaba en tierras cariocas. Monique era la figura del partido y sus lujos eran celebrados por la afición, algo que no le gustó a Leandra. Le hizo una falta y cuando su víctima estaba tendida en el piso, fue directamente a agredirla con una patada en la cabeza.

Veneza y Montenegro eran los equipos que se enfrentaban por la semifinal del Campeonato, pero todo terminó mal cuando una jugadora, cansada de los lujos y movimientos de la 10 rival, le propinó una tremenda patada a la crack que ya se encontraba en el piso. Las imágenes son terribles.

Tras esto, los equipos se enfrentaron en un duelo en el mismo campo de juego, mientras atendían a Monique. Tras la expulsión de la agresora, Monique siguió jugando y marcando goles. La agraviada tuvo que ser trasladada a un hospital para que sea revisada y descartar alguna lesión de gravedad.